Isidro Rebollo. Dr. en psicología, psicoanalista.

Spanish Catalan English French Portuguese

30 años de la muerte de Lacan

E-mail Imprimir PDF
 

Jacques Lacan, treinta años de su muerte

Alberto Sladogna

@sladogna
2011-09-19

Por: Alberto Sladogna, psicoanalista, @sladogna

Jacques Lacan se encontró con la muerte el 9 de septiembre de 1981. Días antes con un amigo habíamos adquirido un obsequio para él: El Pensamiento náhuatl cifrado en los calendarioselaborado por Laurette Séjourné. No teníamos la menor idea de por qué ese texto, sólo teníamos un horizonte difuso: la enseñanza oral y escrita de Jacques Lacan requería de un descifrado. La muerte  cerró esa enseñanza sobre sí misma. Ya no habría más seminarios, ya no habría más escritos. La muerte introduce un absoluto. Se abría el tiempo del descifrado-cifrado-descifrado de una obra inconclusa.

La semana pasada se cumplieron treinta años de ese hecho absoluto. Esa muerte hoy es atravesada por un cambio del espíritu del psicoanálisis. Frente a ella se presentan muchas opciones: algunos tratan de mantenerlo con vida, son aquellos que sostienen que Lacan al igual que Pedro Infante o Carlos Gardel cada día canta mejor; se trata de simplemente instalar el CD y volverlo a escuchar; otros aprovechando que Lacan fue un humano, como cualquier otro, nos lanzan sus miserias ¿Quién del mundo humano estará libre de sus miserias? Y a nombre de las miserias se intenta “criticar” su obra sin leerla ¿Cómo abría una obra de un humano sin sus miserias “personales”?  

A treinta años de la muerte de Lacan sigue vigente un desafío: Pasar de la difusión a su lectura, dejar de lado la interpretación y permitirse orientar por las huellas de escritos y seminarios orales, simplemente aplicarles el método espiritual del psicoanálisis: analizar. Hoy, esa lectura es factible dado que la difusión –mala, buena regular,…- ya fue hecha. El apaciguamiento de las ansias académicas deja lugar a la lectura, al contrario, la lectura puede tomar apoyo en las buenas tradiciones académicas ante el texto ausente de la enseñanza de Jacques Lacan.  

Recordemos que fue una tesis universitaria: De la psicosis paranoica en sus relaciones con la personalidad una los escritos elaborados por Jacques Lacan. 

En estos 30 años no es el psicoanálisis quien ha cambiado: cambio el mundo donde se ejerce el psicoanálisis. Así el mundo ha pasado de la transformación a formularse algo más modesto y más radical: Qué hacer con aquello incurable que está albergado en cada uno de nosotros. Es un Qué hacer orientado por un horizonte Cómo arreglárselas para sobrevivir con eso y gracias a eso, se trata de un horizonte de existencia cotidiana.

 

Es interesante observar que este 30 aniversario no carece de ataques contra Freud, contra Lacan, contra la cura espiritual del análisis; al mismo tiempo, muchas personas miran y buscan la realización de esa cura ¿A qué se debe? 

Lacan observó  que el psicoanálisis podría desaparecer, mientras que la religión estaría al abrigo de ese accidente. Es raro pues en la época de la ciencia, del emporio de la tecnología, más directo en momentos de instalación del biopoder, esos lazos dan un lugar más pleno a los interrogantes del espíritu y del encuentro de una guía espiritual del psicoanálisis. El psicoanálisis está siempre alcanzado por la contingencia de lo que nunca está garantizado en su devenir. 

Volvamos a la enseñanza espiritual de Jacques Lacan. Se la califica de ilegible. Si en efecto lo es, en particular cuando no se la lee, lo que no se lee resta ilegible. Se la califica así para prevenirse, cada quien, de los efectos de inhibición, síntoma o angustia que leer a Lacan pueden desatar.  

Algo semejante se produce ante la lectura de otros autores. Si, se sostiene que Hegel es ilegible, al igual que Heidegger, Borges es ilegible, Octavio Paz.  

El componente ilegible de la obra Lacan convoca a la construcción colectiva del texto ausente de esa enseñanza. Si, texto ausente: Ni uno sólo de los 27 seminarios de Lacan fueron escritos o editados por él. Lacan se limitó a sostenerlos de forma oral. El pasaje al escrito no es directo, no es neutro, no tiene garantía. No hay otro/otro que garantice tal o cual versión. El Otro, ayer como hoy, no existe. No hay en Lacan un original previo, ninguna versión. El pasaje de lo oral a lo escrito, no lo hace perder, solo muestra que está ausente o que falta, lo cual no es lo mismo. 

En el mundo contemporáneo han existido muchas ilegibilidades relevantes: la de Hegel, la de Heidegger, son ilegibles y  tiempo son aquellas que se revelan como muy fecundas cuando se encuentra el orden de lectura pertinente. En esos casos, la ilegibilidad no es un capricho o una veleidad. Es, más bien, una indicación sobre el asunto que se está tratando y la disciplina textual que hay que construir, allí diversos colectivos se autorizarán a construir los instrumentos. Al mismo, nadie está obligado a tener que leer o interpretar de tal o cual manera; ningún estilo establece una garantía. 

La ausencia de garantías los Escritos y los  testimonios de sus seminarios orales son un acicate para intentar con otros la lectura crítica. Si, lectura crítica pues esas enseñanzas contienen incógnitas, dudas, errores, caídas, hallazgos. Las lecturas críticas abren el panorama para sostener una política del psicoanálisis. Política que implica una apuesta, dadas las actuales circunstancias de la civilización occidental ¿Cómo participar del hecho insólito de que haya analista? 

ADENDA:

Escucharte, sábado 24 de septiembre del 2011, 14HSDE MÉXICO/ 16HS DEL CONO SUR. TEMA: Leer el texto ausente ¿…?*

*El tema será  abordado a partir de un caso; l@S interesad@s solicitar por mail ese testimonio del que hablaremos en el programa. Están invitados,

Link acceso: http://bit.ly/4nRchd 

Alberto Sladogna, psicoanalista,  Esta dirección electrónica esta protegida contra spam bots. Necesita activar JavaScript para visualizarla ;

http://www.elsaborsaberdelpsicoanalisis.org;